La Importancia del Calentamiento en el Padel para Jugar Bien al Padel

Todos deberíamos saber que es básico calentar antes de realizar cualquier práctica deportiva. Calentar es imprescindible para poner a tono nuestro cuerpo de cara al ejercicio, y el pádel no es una excepción. De ahí la importancia del calentamiento en el padel

Aunque muchos crean que es suficiente con el peloteo previo al partido, la verdad es que no es así. Lo ideal es dedicar unos minutos y realizar un buen calentamiento previo al partido.

¿Por qué de la importancia del calentamiento en el padel?

Es evidente que Jugar al pádel desgasta mucho. Se hacen movimientos rápidos y bruscos, y durante el juego se realizan múltiples giros, carreras cortas y sprint, cambios de dirección y flexiones de rodilla y tobillo, etc.

Si realizamos un calentamiento adecuado podremos evitar posibles lesiones.
La intensidad y el tiempo dedicado del calentamiento en el pádel dependerá de cada jugador y de su estado físico. De todas formas lo recomendable es emplear entre 10 y 15 minutos.

También hay que tener en cuenta que es igual de importante la realización de una serie de ejercicios a la finalización del partido de pádel. Sobre todo es recomendable estirar los diferentes grupos musculares.

Con ello nos recuperaremos del esfuerzo, y evitaremos agujetas y posibles dolores.

Y Cómo calentamos antes de jugar al pádel

En esto del calentamiento cada jugador está acostumbrado a sus propios ejercicios, en función de lo que mejor se adapte a sus condiciones físicas.

Sin embargo existe una serie de ejercicios de calentamiento que son imprescindibles a la hora de afrontar un partido de pádel:

Carrera continua durante 5-7 minutos. Es ideal para ir poniendo a tono el cuerpo. Es importante intercalar con carreras laterales incluyendo cruce de piernas por delante y por detrás.

Estiramientos de los grupos musculares: del tren superior: muñecas, antebrazo, bíceps, tríceps, hombros, espalda. Y estiramientos del tren inferior: gemelos, isquiotibiales, cuádriceps, cadera, rodillas, tobillos.

Los estiramientos han de ser cortos, de unos 10 segundos, para activar el músculo. Una vez acabado el partido deberíamos repetirlos pero han de ser más largos para relajar el músculo.

Movimientos circulares de las articulaciones: hacerlos en series de 20 en ambos sentidos, moviendo hombros, cadera, tobillos y rodillas.

Arranque de velocidad: Son los tipicos sprints de velocidad. Muy importantes dado que en el pádel las jugadas son muy rápidas.

Peloteo en pista: ahora sí, una vez realizado el calentamiento previo entramos a la pista a pelotear practicando los saques, bandejas, voleas, etc.

Con estos consejos podrás jugar al pádel bien preparado físicamente. Podrás evitar lesiones y así podrás disfrutar del padel..

A continuación queremos compartir un vídeo ejemplo de calentamiento en el padel elaborado por Manu Martín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba